Feliz día de las madres: 10 cosas que nunca olvidaré de mi mamá

El día de las madres es un día que todos debemos celebrar sin falta. Creo que las mujeres tenemos ya bastante problemas en el mundo y definitvamente el ser madre no ayuda a hacer las cosas más fáciles. Sin embargo ser mamá es un regalo inigualable, por lo que he visto de las mujeres en mi familia,  y es algo de lo cual tenemos que estar eternamente agradecidos tambien. En mi caso, mi madre ha representado una fortaleza en mí desde pequeña y estoy segura que hoy en día soy como soy gracias a su cariño y amor hacía sus hijos. Mi madre tuvo a mi hermano cuando tenía 18 años y tuvo que volverse en adulta de un día a otro, el reto de ser madre para ella fue algo mucho más complicado de lo que seguramente fue para muchas de sus amigas y sin embargo logró criarnos junto con mi padre y darnos una infancia memorable y llena de alegría. Es por eso que en esta semana dedicada a aquellas mujeres que nos aman y nos darán consuelo por siempre, me decidí por hacer un artículo de las 10 cosas que nunca olvidaré de mi mamá.

1.- Los viernes

pizzamusic

Estar encerrada en mi casa los viernes era para mí, a contrario de mucha gente, una experiencia espectacular. Debido a que mi papá los viernes no venía a comer ó regresaba de sus viajes de trabajo, los viernes teníamos derecho de salir a comer comida rápida y hacer cosas divertidas. Podíamos decidir ir a comer lo que quisieramos en el fast-food de la plaza ó ordenar pizza a domicilio. A veces tambien ibamos al cine ó de compras, practicamente saliamos a dar la vuelta mi hermano y yo con mi madre e incluso a veces mi abuela. Tambien los viernes en la noche se volvían viernes de shows y juegos de mesa. En lo que esperabamos a mi papá, mi hermano y yo haciamos shows de baile o magía a mi madre, tambien jugabamos videojuegos ó cocinabamos galletas. Sin duda alguna de las mejores memorias de mi infancia ha sido en uno de esos viernes clásicos de no cocinar típicos de mi mamá.

2.- Los cigarros

cigarros

Algo que no me gusta de mi madre es que es una fumadora compulsiva, sin embargo su adicción al cigarro me trajo muchas cosas positivas a mí vida y una de ellas tiene que ver con mi medio de transporte preferido de niña: mi “patín del diablo” ó tambien llamado “scooter.” En la orilla de la calle de mi casa habia una tienda que vendía de todo y entre esos productos vendía cigarros. Los dueños de la famosa tienda “apac” conocían a mi madre desde hace años y sabían que siempre compraba sus cajetillas de cigarros. Lo peor de todo es que mi madre (en lo surreal que es México) mandaba a mi hermano ó a mí a comprar las cajetillas de cigarros por ella a la tienda y ellos nos las vendían ya que sabían perfecto que eran para mi madre. Cuando yo cuento esta historia, no me sorprende que existan muchas caras de sorpresa al pensar “pero cómo tu mamá podía dejarlos comprar cigarros y cómo es que la gente ciegamente se los vendía?!”. Pero, a decir verdad, mi hermano y yo nunca pensamos en utlizar ese poder como para comprar cigarros para nosotros. Sabíamos perfecto que fumar era algo desagradable y malo para la salud y por lo tanto nunca lo hicimos y es más…nunca lo pensamos. De hecho, a mí me encantaba que mi madre me mandara a comprar cosas, me sentía libre una vez que estaba en la calle con mi scooter para ir a la tienda a sólo unos pocos pasos. Tambien me gustaba porque me dejaba comprarme con el cambio algún dulce ó unas papas sabritas. Siempre cuento esta historia con una sonrisa en el rostro ya que disfrutaba de viajar esa corta travesía con la misión de traer cigarros a mi mamá, porque siempre me divertí mucho patinando y pidiendo al señor que me diera un helado una vez que estaba ahí.

3.- La manera en que me cuidaba

cuidado

No hay nada mejor que un beso en la frente cuando te sientes enferma y los besos de mi mamá son incomprables. Cuando me sentía enferma mi mamá siempre me preparaba una sopa de pollo con aguacate, queso, arroz, zanahorias y calabazas que me encantaba y tan sólo el poder probarla me hacia sentir mejor. Me gustaba que cada cuando se asomaba a mi cuarto y me acariciaba la frente para preguntarme cómo me sentía ó a veces me traía una cobija ó algo de comer. A veces le surgían momentos de amor espontaneo, como aquella vez en que me metí a bañar y al salir ella me preparó unas quesadillas. Probablemente ella ni se acuerda que hizo eso, pero a mí siempre se me quedo porque nunca se lo pedí, ella lo hizo sólo porque pensaba que tendría hambre ó tuve un mal día. Y aun que suene muy extraño…esas quesadillas nunca se me olvidarón jajaja (la cosa  más mexicana que dije hoy.)

4.- Su amor por las calacas.

jack head

Mi mamá es una madre muy oscura, le gustan las cosas que tienen que ver con lo prohibido y lo tenebroso, sin embargo, irónicamente, ella es una persona muy dulce y de buen corazón. Inconcientemente adopté esa parte de ella y hoy en día disfruto de las cosas exatrañas y oscuras cómo a ella le gustan. De hecho, su amor por las calaveras es algo que quien la conosca tendrá siempre en mente ya que ella las colecciona y siempre en mi casa hay muchas. Mi infancia estuvo llena de películas de asesinos, crimenes, monstruos y fantasmas ya que ella las veía. Y aun que muchas de ellas me dieron mucho miedo, muchas tambien se volvieron en mis favoritas. Creo que tambien no hace falta mencionar que halloween siempre fue la cosa más divertida gracias a mi mamá.

5.- Los días calurosos

hot.gif

Cuando hacía mucho calor y estabamos de vacaciones, mi mamá y la mamá de mi mejor amiga hacían una albercada apodada “Acapulco en la azotea”. En la ciudad donde crecí en Hidalgo, usualmente hace mucho frío y es muy raro tener una alberca, entonces mi mamá compraba una alberca inflable y se encargaba de que yo y mi mejor amiga jugaramos todo el tiempo que quisieramos ahí. La imaginación y los juegos estúpidos hicieron de esas tardes de verano las más divertidas en mi infancia. No necesitabamos de dinero ó cosas lujosas para ser felices y divertirnos, con una simple alberca y el sol estabamos más que perfectas.

6.- La Feria

rollercoaster

Me entristece saber que hay mucha gente en Monterrey que no crecio con ir a una verdadera feria mexicana, llena de cosas raras y montañas rusas que son tan peligrosas que no sabes ni por qué son legales. En mi escuela eras la chica más cool si traías las gomitas de colores japonesas que vendían en la feria en ese momento, o una pelota de colores llena de liquido tóxico que estaba de moda, quiza algún estuche de tus caricaturas favoritas, y todo eso lo podías conseguir sólo una vez al año en al feria de la ciudad.  Mi mamá llamaba a la madre de mi mejor amiga e ibamos todas juntas. Mientras ellas se la pasaban bien platicando y bromeando, nosotras jugabamos para ganar peluches, peces ó juguetes. Tantas buenas memorias vienen de esas noches en la feria de Pachuca que nunca se me han olvidado y han enriquecido mi vida de diferentes maneras. De hecho son memorias que me han hecho tan feliz que a veces me da nostalgia pensar que probablemente mis hijos nunca verán una feria como las de mi país.

7.- Las mañanas de los domingos.

ethnic

Las odie por mucho tiempo. Tenía que despertarme temprano e ir al mercado a comer. Por mucho tiempo no me gustó porque significaba despertarme temprano. Sin embargo era delicioso ir ahí. Me acuerdo de las  quesadillas gigantes por 10 pesos, los lugares llenos de piñatas y dulces, los puestos de películas piratas y artesanías y lo cochino que podía ser el mercado. Para la gente de Monterrey y muchas personas en México, experimentar lo que es en verdad un mercado es algo que no muchos quieren saber o incluso no lo ven como bueno o “cool”. Sin embargo, después de viajar por muchos lados en este mundo, me da orgullo decir que tenemos esos mercados llenos de cosas extrañas ¿Por qué? porque representan nuestra cultura y lo más preciado de nuestra gente: la gastronomía.

8.- Mi papá

whee

Mi papá ha trabajado mucho en su vida y siempre ha sido una persona ocupada cómo probablemente los padres de muchas personas. Sin embargo mi madre logró, a pesar de que mi papá no estuviera presente en muchos eventos escolares ó cosas de nosotros, hacer que la figura de mi papá fuera algo que teníamos que respetar y que teníamos que entender. Gracias a mi madre yo nunca me sentí abandonada por la ausencia de mi padre en algun evento mío ó por el hecho de que estuviera muy ocupado. Esto es porque ella siempre nos decía que mi papá nos amaba mucho y que la razón por la cual hacía eso era porque quería que nosotros tuvieramos siempre una mejor vida. Suena muy lógico pero muchos niños no entienden eso y terminan ocasionando mucho estrés al pobre papá que sólo busca lo mejor para su familia. De hecho nunca entendía porque los niños de las caricaturas siempre tenían ese debate con decirle a su padre de dejar a un lado el trabajo y prestarles atención. Yo siempre pensé, gracias a mi mamá, que habia momentos para trabajar y habia momentos para jugar. Mi mamá ayudó mucho a que nosotros tuvieramos una conexión fuerte con mi papá aun cuando el estaba ocupado. Gracias a que mi mamá siempre nos hacía esperar a mi papá con los brazos abiertos y emocionados, nunca sentí una ausencia fuerte de parte de él y siempre me divertía mucho los fines de semana que podía jugar y ver películas con él.

9.- Mamá-galletas

cookies.gif

Mi mamá nunca disfrutó mucho de hacer postres, cosa que no comparto con ella en lo absoluto. Sin embargo después de mucho insistir, a veces hacia galletas para nosotros. Pero sus galletas siempre se le pasaban en la medida y terminaban siendo gigantes ganándose así el título de “Mamá-galletas ó dino-galletas.” Siempre que traía sus galletas en mi lunch para la escuela tenía que romperlas para que pudieran entrar el recipiente!!!

10.- Todo lo que hizo por mí!

aaw

Mi mamá, como todas las buenas madres, ha hecho por mi familia cosas que siempre le agradeceré. La manera en que nos cuidó a todos y el hecho de que siempre esta ahí para apoyarnos y darnos un abrazo es algo de lo que estoy eternamente agradecida. Gracias por ser más que sólo mi mamá, mi mejor amiga!

Eso es todo garnachitas! Me encataría saber 10 cosas que ustedes no pueden olvidar se su mamá, así que los invito a hacer un artículo para ella con estas 10 memorias!

Feliz día de la madre! 😀

¿Cuales son sus memorias favoritas de su mamá?

Díganme en Facebook
Platiquen el chisme en  Twitter
Pónganlo en  Tumblr
o simplemente déjenme un comentario aquí abajo 😀

 

Su consentida de mamá,

J.E

2 comentarios en “Feliz día de las madres: 10 cosas que nunca olvidaré de mi mamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s